martes, junio 05, 2018

ASCIENDE A 69 LOS MUERTOS POR LA ERUPCION DEL VOLCAN DE FUEGO

Las autoridades de protección civil de Guatemala elevaron hoy a 69 la cifra de muertos por la erupción del volcán de Fuego , situado a unos 50 kilómetros de la capital guatemalteca.

ASCIENDE A 69 MUERTOS POR EL VOLCAN DE FUEGO
Militares, policías y bomberos se afanan desde la madrugada del domingo en buscar a decenas de personas desaparecidas en cuatro aldeas de Guatemala que quedaron este domingo soterradas por la potente erupción del Volcán de Fuego. 

Situado a 50 kilómetros de la capital del país centroamericano, el coloso expulsó flujos piroclásticos de hasta 700 grados centígrados que arrasaron todo lo que encontraron a su paso, incluidas las aldeas El Rodeo, La Reina, La Libertad y San Miguel Los Lotes causando, por el momento, 69 víctimas mortales y 46 heridos con quemaduras graves de segundo y tercer grado. Sin embargo, estas cifras aumentarán teniendo en cuenta que los equipos de rescate no han podido acceder a La Libertad, ni a ciertas zonas del resto de aldeas que se encuentran colapsadas por la lava.
En la madrugada de este lunes, familiares de personas desaparecidas burlaron incluso las medidas de seguridad y entraron en las aldeas para intentar buscar sin éxito a los desaparecidos, para lo cual se han incorporado 30 helicópteros y 60 avionetas. Así, como consecuencia de la llegada de ceniza, incluso a Ciudad de Guatemala, el aeropuerto de la capital cerró a las 14.15 horas de este domingo y reabrió a la mañana del día siguiente, después de que un equipo de ingenieros del Ejército limpiara la pista, lo que canceló 14 vuelos comerciales. 

La erupción del volcán fue la más grande desde 1974, con columnas de ceniza que alcanzaron los 10.000 metros de altura sobre el nivel del mar y que afectaron a ciudades enteras, como Chimaltenango, Antigua Guatemala y Ciudad de Guatemala, donde las calles y los vehículos se cubrieron con un manto de ceniza, que obligó a la población a usar mascarillas y paraguas para cubrirse. 

El coloso, lejos de calmarse, ha vuelto a sufrir una nueva explosión este lunes, que ha generado alerta entre los cientos de socorristas que han debido de parar durante unos minutos sus labores cuando trataban de abrirse camino entre un mar de lava solidificada.