sábado, octubre 05, 2013

CHILE Y ARGENTINA EN ALERTA POR AUMENTO DE ACTIVIDAD DEL VOLCAN COPAHUE

El volcán Copahue expulsó una intensa columna de gases y provocó el alerta de autoridades y pobladores ante una serie de sismos que se sintieron en la zona. Según los especialistas, se trata de un nuevo fenómeno de descompresión del domo ante un sistema que se mantiene activo desde la erupción generada el 22 de diciembre pasado.

CHILE Y ARGENTINA EN ALERTA POR AUMENTO DE ACTIVIDAD DEL VOLCAN COPAHUE, 05 DE OCTUBRE 2013
“El volcán viene con actividad desde hace un tiempo. La interpretación de lo que sucedió es que está asociado a una desgasificación del cuerpo, del magma. Cuando se cierra el cráter, se intensifica la presión de los gases hasta que no resiste y expulsa con fuerza todo el material”, indicó el vulcanólogo Alberto Caselli, quien sigue la actividad del volcán desde hace varios años. 

Según explicaron desde el Observatorio Vulcanológico de los Andes del Sur (Ovdas) de Chile, no se detectó una situación de anomalía en cuanto a la sismicidad más allá de que en la zona cercana al macizo se sintieron los movimientos. 

A nivel visual, la columna resultó impactante para quienes estaban en la zona, pese a que no consiguió una gran altura debido a la intensidad de los vientos que afectaban el lugar.

Aún no resulta claro para los especialistas qué tipo de material es el que expulsa el macizo en cada una de sus descompresiones. “Lo que tira seguro es material del conducto. Yo estuve hace poco observando el material y hay muchos restos de roca. También observé fragmentos de vidrio pero puede que sean más producto de la erupción. El cráter está lleno de material de la actividad que hizo en diciembre”, explicó Caselli.

Ayer el Servicio Nacional de Geología y Minería de Chile (Sernageomin) mantenía el alerta amarillo para el volcán Copahue, el mismo color que registra desde diciembre del año pasado. Además, el último informe que presentó fue el 6 de septiembre pasado cuando indicaban que continuaba una “sismicidad superior a su nivel base”. Además, alertaban que el sistema seguía inestable. 

En Argentina, las autoridades también mantienen el mismo registro de alerta para la situación del macizo, más allá de que la metodología en que se utilizan los colores es diferente en cada país.

Además, adelantó que se intentará hacer un convenio de cooperación con la Universidad de Chile para realizar una tomografía sísmica del volcán. Se trata de un extenso estudio que se prolonga durante algunos meses y permite conocer en profundidad la situación sísmica del macizo. “Se instalan 15 sensores en Argentina y unos 6 en Chile y se dejan durante los meses de verano. Se maneja a partir de terremotos naturales y las velocidades”, explicó Caselli.