sábado, septiembre 28, 2013

AL MENOS 15 MUERTOS EN NUEVO TERREMOTO DE 6,8 GRADOS EN PAKISTAN

Un nuevo terremoto de magnitud valuado en 6,8 grados por el USGS norteamericano y en 7.2 por las autoridades de Pakistán sacudió este sábado la provincia de Baluchistán (sudoeste), cuatro días después de que otro sismo causara casi 400 muertos y destruyese pueblos enteros, informaron las autoridades.


Según los primeros reportes, hay al menos 15 muertos en la zona de Mashkay Tehsil, mientras se sabe que hay muchas personas atrapadas.

El comisionado de Awaran, Abdul Rasheed Baloch, le dijo a Geo News que el temblor destruyó cientos de casa precarias en Mashkay y confirmó que está en plan de rescatar a "cientos de personas que han quedado bajo los escombros".

El nuevo terremoto se produjo a 14 km de profundidad en un punto situado a 96 km al norte del distrito de Awaran, a las 12:34 (7:34 GMT), informó el Instituto Geofísico de Estados Unidos (USGS).

El nuevo movimiento sísmico se ha registrado apenas 4 días después del terremoto de 7,8 que sacudió el sur de Pakistán dejando al menos 515 muertos y más de 600 heridos. El distrito de Awaran, que fue la zona más afectada por el sismo del martes (a 63 kilómetros del epicentro), es la localidad más castigada por este nuevo sismo de 6,8, cuyo epicentro se registró a 96 kilómetros de este lugar.

Más de 300.000 personas se vieron afectadas por el terremoto de magnitud 7,7 del martes, que echó abajo unas 20.000 casas en la región.

El sismo del martes pasado fue tan fuerte que hizo que una pequeña isla emergiera del océano Índico de unos 12 metros de altura y unos 30 de ancho. El montículo de tierra que apareció escupe gas inflamable y, según estimaciones, pronto desaparecerá.

"No es una réplica, sino un nuevo sismo", declaró a la cadena GEO Zahid Rafi, director del Centro Nacional de Vigilancia Sísmica de Pakistán.

El temblor del sábado hizo que los pacientes del hospital de Awaran heridos el martes salieran precipitadamente del edificio.

Baluchistán es la provincia más pobre de Pakistán pese a sus importantes yacimientos de oro, zinc y cobre, y a sus reservas de gas natural.

El sismo se sintió en Karachi, en el sur de Pakistán, y en Quetta, capital provincial de Baluchistán, pese a que las dos se encuentran a cientos de kilómetros del epicentro del sismo, contaron testigos.

Según el sitio de noticias paquistaní The News, varias casas que habían resistido el primer fenómeno cayeron destruidas.

Los científicos advierten de nuevos temblores: "No podemos descartar nuevos terremotos", dijo Zahid Rafi, del centro sismológico de Pakistán.

La zona de la catástrofe del martes es de muy difícil acceso para los equipos de rescate, dificultad a la que se unen los ataques de separatistas, lo que ha hecho que haya damnificados que aún no han podido recibir ayuda alguna.