sábado, julio 07, 2018

RESCATE EN TAILANDIA: ULTIMAS NOTICIAS

Luego de que 12 niños de entre 11 y 16 años y su instructor de fútbol quedaran atrapados en el complejo de cuevas Tham Luang, al norte de Tailandia, los equipos de rescate trabajaban contrarreloj para evacuarlos antes de que la temporada de lluvias provoque nuevas inundaciones que podrían ser fatales.

Por el momento, equipos de buzos han llevado comida y otros elementos de supervivencia al grupo atrapado, mientras se avanza en los trabajos de drenaje y también en la posible extracción de cada uno de los niños con equipo de buceo.

"Hemos realizado más de 100 perforaciones. Pero todavía no hemos localizado su posición", declaró el jefe de la célula de crisis, Narongsak Osottanakorn, que también es gobernador de la provincia de Chiang Rai.
Mapa de la cueva donde quedaron atrapados los niños

La operación de rescate sigue copando las portadas de la prensa, y más de 1.100 periodistas se encuentran en el lugar, con sus equipos instalados en medio del barro de esta selva tropical.

Un ex buzo de la marina tailandesa murió el viernes durante una operación de abastecimiento en la cueva.

La muerte del rescatista avivó las dudas sobre si es posible una evacuación sin riesgos para los niños.

El jefe de la célula de crisis juzgó el viernes que una evacuación por buceo no era "oportuna".

Una buena parte de los niños, de entre 11 y 16 años, no sabe nadar y ninguno ha practicado submarinismo, lo que complica aún más las operaciones.

De momento, un buzo experimentado necesita once horas para un trayecto de ida y vuelta hasta los niños, seis de ida y cinco de vuelta, gracias a la corriente.

El recorrido es de varios kilómetros y tiene algunos tramos angostos y otros que se tienen que realizar bajo el agua.
Estos son los niños atrapados en la cueva
Una serie de cartas escritas a mano fueron su primer mensaje a sus familias,
"Mamá, papá, los quiero. Estamos bien. No se preocupen",
"No se preocupen por mí, estoy a salvo", escribió uno de los niños apodado Pong.
"Todos somos fuertes", dice otra de las notas.
"Nick quiere a papá y a mamá. Si logro salir, mamá y papá por favor tráiganme de comer mookatha (una barbacoa tailandesa)".
"Papá y mamá, no se preocupen. Estoy bien. Por favor díganle al hermano Yod que se prepare para llevarme a la tienda de pollo frito. ¡Los quiero!".
"Estoy bien, pero el aire es frío. No se preocupen. Pero no olviden mi fiesta de cumpleaños", dice Duangphet Promthep.
Por otro lado el joven entrenador de 25 años que entró con los niños a la cueva, Ekkapol Chantawong, aprovechó el momento para pedirle disculpas a los padres.

"Estimados padres, ahora todos están bien. El equipo de rescate nos está tratando a todos muy bien y prometo que los cuidaré de la mejor forma posible".

"Gracias a todos los que vinieron a ayudar. También me disculpo sinceramente con los padres de los niños", señala el entrenador.