viernes, mayo 24, 2013

FUERTES REPLICAS TRAS EL POTENTE SISMO DE 8,3 GRADOS EN EL MAR OJOTSK, RUSIA

Varias réplicas, de entre 4,5 y 6,8 grados de magnitud, han sacudido el Oriente Lejano ruso. El epicentro de los sísmos se ubicó aproximadamente en la misma zona del Mar de Ojotsk, epicentro del terremoto de 8,3 grados que se sintió en las islas Kuriles y la isla de Sajalín, en toda la península de Kamchatka e incluso en Siberia y parte central de Rusia (en San Petersburgo y Moscú).

FUERTES REPLICAS TRAS EL POTENTE SISMO DE 8,3 GRADOS EN EL MAR OJOTSK, RUSIA
La región se encuentra a lo largo de "Cinturón de fuego" en el Océano Pacífico, un área de gran actividad sísmica y volcánica que se extiende desde Nueva Zelanda, en el Pacífico Sur, Japón, Alaska y abajo de la costa oeste de América del Norte y del sur.

El terremoto de magnitud 8,3 en la escala de Richter que se registró hoy en el mar de Ojotsk, no dejó víctimas, provocó una alerta de tsunami en el extremo oriente de Rusia, por tratarse de un movimiento muy profundo.

El departamento de Emergencia de la región de Sajalín, que incluye la isla homónima y cuatro islas Kuriles, decretó inmediatamente alerta de tsunami e instó a la población a abandonar las zonas de riesgo y dirigirse a lugares elevados. Sin embargo, poco después el Ministerio de Rusia para Situaciones de Emergencia anunció que no había peligro de tsunami para la costa este de país y levantó la alerta.

El terremoto se sitió prácticamente en todo el país, incluidas Moscú y San Petersburgo, la antigua capital imperial. En la capital rusa, según datos de la policía, unas 9.000 personas abandonaron sus viviendas y oficinas al sentir el temblor de tierra, que fue especialmente perceptible en las plantas altas de los edificios.

La policía y los servicios de emergencia de Moscú recibieron numerosas llamadas de habitantes de la ciudad alarmados por el suceso.

El Instituto de Física de la Tierra (IFT) de la Academia de Ciencias rusas indicó en su página web que la pequeña intensidad con que se sintió el terremoto en las grandes ciudades de la parte europea del país no representa ningún peligro para su habitantes.

"En Rusia central, como en la ciudad de Moscu, no se observa ninguna actividad sísmica local", subrayó el IFT, que explicó que el terremoto afectó una extensa superficie debido a su elevada magnitud y la gran profundidad de su hipocentro.

Por su parte, el ministro de Emergencia, Vladímir Puchkov, indicó que lo más probable es que se produzcan nuevas réplicas del terremoto y "actualmente los sismólogos están preparando sus pronósticos".