lunes, diciembre 19, 2016

SERIE DE FUERTES SISMOS SACUDEN ZONA DE FRONTERA PERU-BRASIL

Dos muertos y seis heridos dejaban al menos 27 sismos de hasta 6,4 grados de magnitud que sacudieron la madrugada del lunes una región costera de Ecuador fronteriza con Brasil, que ya fuera golpeada por un letal terremoto en abril pasado.

SERIE DE FUERTES SISMOS SACUDEN ZONA DE FRONTERA PERU-BRASIL
A causa de los temblores, dos personas fallecieron, otras seis resultaron con heridas, 20 infraestructuras sufrieron afectación y cinco más colapsaron, reportó la secretaría (ministerio) de Gestión de Riesgos (SGR).

Previamente, Gabriel Rivera, gobernador de la provincia costera de Esmeraldas (noroeste y fronteriza con Colombia), epicentro de los recientes movimientos telúricos, informó que los sismos provocaron la muerte de una anciana y daños “considerables” en hoteles y viviendas.

“Tenemos la muerte de una señora de 75 años por un infarto producto del sismo”, indicó el funcionario, añadiendo que hay un “daño considerable a la infraestructura hotelera” en los turísticos balnearios de Atacames y Tonsupa, a orillas del Pacífico. “Hay bastante infraestructura hotelera colapsada, casas colapsadas también en Atacames”, señaló Rivera en declaraciones a la Radio Pública.

La situación en Esmeraldas, algunas de cuyas áreas fueran azotadas por el terremoto de magnitud 7,8 grados del 16 de abril último en la zona costera, que dejó 673 muertos y pérdidas por más de 3.000 millones de dólares, llevó al presidente Rafael Correa a suspender sus actividades en Quito y viajar a la zona.

El mandatario reportó a través de su cuenta en Twitter: “Cuantiosos daños materiales por malas construcciones. Esmeraldas tiene un gran riesgo sísmico”.

MÁS RÉPLICAS
El temblor más fuerte, de magnitud 5,8, ocurrió en el Pacífico, frente a Atacames, hacia las 02H11 locales (07H11 GMT). Luego se registraron 27 réplicas de entre 2,9 y 4,2 grados, de acuerdo a la SGR.

El principal movimiento, que no generó alerta de tsunami, también fue sentido en varias provincias costeras, como Manabí, vecina a Esmeraldas y núcleo del terremoto de abril, y la andina Pichincha (cuya capital es Quito).

“Debido a que el evento presenta una magnitud moderada, se podría esperar más réplicas en esta zona con magnitudes menores”, anticipó el Instituto Geofísico de Quito.

Tras los temblores, varias zonas de la provincia de Esmeraldas quedaron sin energía eléctrica, que ya fue reconectada, según Rivera. Correa había anunciado la suspensión de clases en esa jurisdicción.

“Antes de que se reinicien las clases tengo que revisar cómo está la infraestructura” de las escuelas, dijo el gobernador al ser consultado sobre el tiempo que durará la medida, mientras el Comité de Operaciones Especiales (COE) local sesionaba encabezado por Correa para evaluar la situación.

El gobernante también tiene previsto recorrer sectores afectados de Tonsupa -donde se produjeron las dos muertes- y la cercana Atacames.

En la ciudad de Esmeraldas (capital de la provincia del mismo nombre) operan la principal refinería de Ecuador, una central térmica, oleoductos y poliductos, y un puerto de embarque de crudo para exportación.

El Servicio Integrado de Seguridad ECU-911 indicó inicialmente que “no se reportan daños por sismo en infraestructura estratégica” de Esmeraldas.

Asimismo, señaló que las principales vías de la provincia se encuentran habilitadas.

La estatal Petroecuador confirmó que sus instalaciones “no registraron afectación alguna” y que continuaba con normalidad el bombeo de petróleo -principal producto de exportación del país-, aunque momentáneamente fue suspendida la operación de la refinería.