viernes, junio 03, 2016

DEVASTADORAS INUNDACIONES EN EUROPA

Al menos 14 personas murieron esta semana en varios países de Europa, víctimas de lluvias torrenciales que inundaron ciudades, anegaron subtes y vías ferroviarias, destruyeron rutas, obligaron a cerrar el Louvre y otros museos de París y provocaron daños materiales por centenares de millones de euros.

INUNDACIONES EN PARIS
Después de semanas de lluvias torrenciales, que sumergieron a gran parte de Europa en terribles inundaciones, los especialistas anunciaban que el célebre río que atraviesa París alcanzaría el récord de 6,5 metros por encima de su nivel normal.

Las autoridades de la capital francesa cerraron museos ubicados en las inmediaciones, desplazaron miles de obras de arte, tapiaron transformadores eléctricos y respiraderos del subte y cerraron estaciones de la red de trenes expreso regionales (RER, por sus siglas en francés). 

Aunque las cosas no deberían empeorar, el gobierno decidió colocar el centro de París en alerta naranja. "Con el agua nunca se sabe", repitieron los ingenieros.

Extremadamente memoriosos, los franceses son capaces de declamar como la tabla del 9 las fechas de las grandes crecidas: 6,18 metros en 1982; 7,1 metros en 1955, y el récord absoluto de 8,62 metros en 1910.

Gracias a la construcción de cuatro lagos artificiales en los afluentes del río, hoy sería imposible que el Sena alcance los niveles de comienzos de siglo XX. Pero, por las dudas, las autoridades del Louvre desplazaron en las últimas horas 250.000 obras de arte de los pisos inferiores del antiguo castillo de los reyes de Francia, situado al borde del río. Lo mismo hicieron en el museo d'Orsay, ubicado sobre la otra orilla del Sena, que contiene la colección más importante del mundo de joyas del impresionismo.

Las lluvias torrenciales no sólo provocaron un descalabro en París. En el interior de Francia, el agua causó la evacuación de pueblos enteros, hizo que centenares de vehículos quedaran bloqueados durante horas en las autopistas, y provocó el corte de caminos y daños que las aseguradoras estiman en unos 600 millones de euros. Los bomberos hallaron el cuerpo de una mujer de 86 años que se ahogó en su casa en el centro del país. Un hombre murió cuando cayó en un río mientras montaba a caballo.

La ministra francesa de Ecología, Ségolène Royal, expresó su temor de que aparezcan más cuerpos de víctimas cuando las aguas comiencen a retirarse de los pueblos inundados.


Por otra parte, 10 personas murieron en Alemania, país que padeció daños similares. En el Sur, la crecida descontrolada de varios ríos causó severos deterioros en la región de Bavaria. Seis personas murieron cerca de Simbach am Inn, incluidas tres mujeres de una misma familia, que quedaron atrapadas en su casa. Otras dos personas murieron en el este de Rumania.

La terrible semana comenzó el sábado pasado, cuando cayeron rayos en el centro de París y en el oeste de Alemania; hubo varios heridos de gravedad.

Según los meteorólogos, en ambos países las precipitaciones continuarán por lo menos durante las próximas 24 horas.