miércoles, diciembre 16, 2015

IMPACTO DE "EL NIÑO": LA NASA ALERTA QUE EL PLANETA ESTA AMENAZADO

El impacto de El Niño se dejará notar en la distribución de las lluvias, en el ozono troposférico y en los incendios forestales, según afirma la NASA. El planeta ya está sintiendo los efectos de El Niño, el más fuerte desde 1997-98, que actualmente se manifiesta en la zona oriental del Océano Pacífico ecuatorial.

FENOMENO DE EL NIÑO
Los nuevos resultados presentados este martes muestran que los ríos atmosféricos (estrechas bandas de humedad concentradas en la atmósfera y fuentes importantes de lluvias), tienen una tendencia a intensificarse con El Niño y que este año, probablemente, ocasionará más precipitaciones en California, lo que aliviará parcialmente la sequía que padece. Estos ríos atmosféricos trasladan agua desde los océanos tropicales hasta las áreas terrestres de latitudes medias.

Asimismo, se ha constatado que el ozono troposférico, un gas contaminante y de efecto invernadero, decrece en latitudes medias, como en Estados Unidos, mientras que el riesgo de incendios en los trópicos muestra indicios de incremento.
FENOMENO DE "EL NIÑO": LA NASA ALERTA QUE EL PLANETA ESTA AMENAZADO
El Niño, que es un fenómeno natural recurrente, se manifiesta cuando las temperaturas superficiales del mar en el Océano Pacífico ecuatorial se calientan. El incremento de las temperaturas de la superficie del océano influye en el aire y el movimiento de la humedad alrededor del globo. Las temperaturas elevadas de la superficie del mar cambian los patrones de lluvia, lo que altera los vientos y las masas de aire circular alrededor del planeta.

Asimismo, también afecta a la distribución en el mundo del ozono troposférico, un gas de efecto invernadero y un peligro para la salud. La comprensión de la influencia de El Niño en la concentración del ozono troposférico es importante para entender la respuesta de la atmósfera a la variación natural y diferenciar los cambios de aquellos causados por los humanos.

Por su parte, Marcos Olsen, científico del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, ha creado el primer mapa global sobre la reacción del ozono ante los fenómenos de El Niño y La Niña. "El Niño es solo un factor en la variabilidad", subraya Olsen.