viernes, diciembre 05, 2014

EVACUACION MASIVA EN FILIPINAS POR LLEGADA DEL POTENTE TIFON HAGUPIT

Miles de personas fueron evacuadas ante el acercamiento del tifón Hagupit a Filipinas.

El fenómeno con vientos sostenidos de 287 kilómetros por hora y ráfagas de hasta 351, siguió ganando fuerza mientras se acerca a la región central de Filipinas, la misma que hace un año quedó asolada por el tifón Haiyan.

FILIPINAS: EVACUACION MASIVA POR TIFON HAGUPIT, 5 DE DICIEMBRE 2014
Se teme que dicho huracán, el más fuerte que atravesará este archipiélago del sudeste asiático este año, afecte a más de la mitad del territorio filipino, incluyendo a comunidades que ya fueron devastadas por el supertifón ‘Haiyan’ el año pasado.

Las autoridades indicaron que más de 500.000 familias, o sea aproximadamente 2,5 millones de personas, serán evacuadas en el este de Filipinas antes de que llegue ‘Hagupit’, el sábado al anochecer o el domingo.

La tormenta, de 700 kilómetros de diámetro, se mueve ahora a una velocidad de 13 kilómetros por hora, según el Centro de Alerta de Tifones de la marina estadounidense, por lo que se cree que tocará tierra el próximo domingo en la zona que aun se recupera del paso del Haiyan.
TIFON HAGUPIT 5 DE DICIEMBRE 2014
Hagupit, descrito por la Agencia Meteorológica de Japón como un tifón "violento", ha llevado a la evacuación masiva en las islas de Leyte y de Samar, las zonas que se prevén se verán más afectadas y las que más sufrieron la violencia de la tormenta hace un año.

En Tacloban, murieron casi la mitad de las 6 mil 300 víctimas de Haiyan, comenzó la evacuación de unas 78 mil personas, aunque muchos de los centros de evacuación aun no se han sido restaurados, informó el diario "Inquirer".

Entre los evacuados se encuentran las mil 700 familias que el año pasado se quedaron sin hogar y siguen en las viviendas temporales construidas por el Gobierno.

Mientras que el Ayuntamiento de Tacloban asegura que está preparando más de 31 mil paquetes de alimentos, los residentes de la ciudad también han acudido en masa a los supermercados y han vaciado sus estantes en previsión de que la ciudad quede de nuevo completamente destruida.

Ayer, las autoridades suspendieron las clases y cerraron las oficinas públicas en gran parte del país ante la proximidad de Hagupit.

Por otra parte, las Fuerzas Armadas y el servicio de guardacostas han sido puestos en alerta, al igual que las agencias gubernamentales implicadas en la repuesta a las catástrofes naturales y equipos de urgencia de la Cruz Roja.

Se prevé que Hagupit afecte a 4.5 millones de personas cuando entre en el archipiélago filipino, según cálculos de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios.

Las autoridades se esfuerzan estos días en subrayar la posibilidad de una subida de la marea del mar que podría alcanzar los 4 metros, un fenómeno que fue el culpable de gran número de muertes con el paso de Haiyan.

También han alertado del riesgo de inundaciones y riadas causadas por las copiosas precipitaciones que acompañan al supertifón, deslizamientos y avalanchas de tierra y árboles, postes, tejados y cualquier otro material arrastrado por los vientos huracanados.