martes, octubre 22, 2013

LA CONTAMINACION AMBIENTAL PRODUCE 20 MIL MUERTES PREMATURAS EN ESPAÑA

Un 94 % de la población española respira aire cantaminado más allá de lo tolerable para la salud, lo que se traduce en 19.940 fallecimientos prematuros al año, diez veces más que las muertes por accidentes de tráfico.

GRAVES NIVELES DE CONTAMINACION EN ESPAÑA
El pasado día 17, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, miembro de la Organización Mundial de la Salud (OMS), incluyó la contaminación ambiental como uno de los elementos que causan cáncer en humanos, con especial incidencia en el caso del de de pulmón aunque también en el de vejiga.

Los valores límite de contaminación (concentraciones de contaminantes durante un periodo de tiempo en un lugar determinado) son mucho más exigentes en el caso de la OMS y más laxos si se toma como referencia la legislación europea.

De acuerdo con el informe, elaborado por Ecologistas en Acción, con la colaboración de la Fundación Biodiversidad (Ministerio de Medio Ambiente), 44,1 millones de españoles respiran aire sucio (94 %) si se aplican los estándares de la OMS, un número que desciende hasta los 17,3 millones (37 %) si se tiene en consideración la directiva de calidad del aire, actualmente en proceso de revisión.

La mala calidad del aire repercute en 400.000 muertes prematuras anuales en el territorio de la Unión Europea, de los que casi 20.000 se registran en España, han explicado en rueda de prensa los portavoces de Ecologistas en Acción, Mariano González y Juan Bárcena, basándose en datos de la Comisión Europea.

El informe, que pretende dar una imagen fiel de la situación de la calidad del aire en España durante 2012, señala como principales culpables de la situación a las PM 2,5 y 10 (partículas finas en suspensión que se introducen en el organismo); el ozono troposférico (O3), el dióxido de azufre (SO2) y el dióxido de nitrógeno (NO2).

En el caso específico de las partículas de 2,5 micras, las más peligrosas para la salud, se suma el problema que hay pocas estaciones de medición que evalúen y registren este contaminante.

Siguiendo la tendencia iniciada en 2007, se observa una cierta reducción de los índices de contaminación con respecto a los niveles de aquel año (comienzo de la crisis).

Una disminución fruto del estancamiento de la industria y de la economía, no de los planes de mejora para rebajar la contaminación -obligatorios por ley-, que no existen o incorporan medidas muy poco eficaces, han subrayado los responsables de Ecologistas en Acción.

No se están adoptando medidas
Ni las comunidades autónomas ni el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente están adoptando “acciones decididas” para afrontar este problema, y tampoco están ofreciendo suficiente información sobre este asunto a los ciudadanos. El Plan Aire, aprobado este año, “apenas ha tenido desarrollo, por falta de voluntad política”.

Este año, ha explicado Juan Bárcena, el Ministerio ha publicado un informe sobre la calidad de aire, “sin embargo no confronta con los valores de OMS sino de la directiva y no incluye el dato de cantidad de población afectada, sino que lo hace a través de unos mapas”.

En definitiva, la situación “es grave y preocupante, pese a que en los últimos años se haya registrado una moderada reducción, no atribuible a que se estén haciendo las cosas bien”, ha añadido Bárcena.

No ayuda tampoco, han dicho, que se haya elevado la velocidad por determinadas autovías a 130 kilómetros por hora ni el deterioro del transporte público, han recalcado.

La Comisión Europea inició en 2009 un procedimiento de infracción contra España por el incumplimiento de la normativa sobre calidad del aire, “que está a punto de llegar al Tribunal europeo de Justicia” y que podría dar lugar a elevadas multas económicas.

La infracción se refiere a la superación de niveles del dióxido de nitrógeno (tubos de escape) en siete zonas. Todas ellas pidieron a la UE una prórroga para el cumplimiento de la ley, pero solo se les concedió a cuatro de ellas.

Ecologistas en Acción ha recordado que las principales vías de actuación para rebajar la contaminación pasan por la disminución del tráfico, el fomento del transporte público, la adopción de mejores tecnologías industriales y la reducción drástica de la generación eléctrica por centrales térmicas.