viernes, julio 19, 2013

REINO UNIDO EN ALERTA POR OLA DE CALOR EN EL MES DE JULIO MAS SECO DESDE 1776

Reino Unido vive la peor ola de calor de los últimos años. Es tan grande que el gobierno ha declarado la alerta por las altas temperaturas. Están viviendo el mes de julio más seco de los últimos 250 años. 

En los últimos días la televisión británica ha anunciado que se han roto "varios récords" y el considerado como "día más caluroso del año" ha ido superándose jornada tras jornada ante la sorpresa de los ciudadanos, que salían de una ola de frío y lluvias.
La ola de calor que sacude el Reino Unido desde hace una semana podría haberse cobrado hasta el momento 760 muertos, según estimaciones del diario 'The Times' y de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres. El 'trópico' se ha instalado efectivamente en la capital británica, que ayer registró la temperatura récord del año (32 grados con humedad), por delante de Madrid, Atenas, Roma y otras capitales del sur de Europa.

Estamos en el mes de julio más seco hasta fecha en Inglaterra y Gales desde 1776, y todo hace pensar que las altas presiones seguirán hasta finales de mes. Las autoridades han decretado un nivel de alerta tres, a un paso de la situación de "emergencia nacional".

Si no cambian las previsiones, se teme que podrían superarse pronto las 2.000 muertes en el Reino Unido achacadas a la elevadas temperaturas durante la ola de calor del 2003 (que se cobró 15.000 víctimas en Francia).

El Ayuntamiento de Londres ha recomendado a los vecinos y turistas que no se expongan directamente al sol entre las once de la mañana y las tres de la tarde. Las hordas de trabajadores descamisados en St. James Park o en las orillas de la Serpentina de Hyde Park son ya una escena habitual en este verano en el que las sombrillas han desplazado definitivamente a los paraguas.

Reacción en el Parlamento
La situación ha llegado a tal punto que la diputada laborista Linda Riordan ha impulsado la aprobación urgente de una proposición no de ley parlamentaria para eximir de sus funciones a los trabajadores "altamente expuestos al calor" (desde los operarios industriales a los profesores).

"Todos estábamos encantados cuando llegó el calor, pero esto ya es demasiado", reconoce Heidi Williams, 27 años, empleada de una panadería y buscando afanosamente una sombra en St. James Park en la pausa del almuerzo. "En España estáis habituados, pero una semana entera con este sol y con esta humedad se pueden hacer insoportables. ¡Que vuelvan las nubes por favor!".

Williams reconoce que tenía planeado ir en agosto a la Costa del Sol, "pero si esto sigue así, lo más seguro es que al final baje con mis amigas a Cornualles, donde debe estarse ahora de maravilla con este sol". Las altas temperaturas han disparado el turismo local, y en Londres hacen las cuentas para celebrar la temporada récord. Eso sí, con sudores extremos ante la falta de aire acondicionado en el metro.