viernes, junio 21, 2013

MAS 100 MIL EVACUADOS POR GRAVES INUNDACIONES EN EL OESTE DE CANADA

Ya son más de 100 mil los evacuados y las autoridades declararon ayer el estado de emergencia por las graves inundaciones en la provincia de Alberta, en el oeste de Canadá.


Los habitantes de otras ocho poblaciones del sur de la provincia, donde se encuentra Calgary, también recibieron la orden de abandonar sus hogares por las inundaciones.

Las autoridades de la provincia advirtieron que los ríos de la región alcanzarán su cota más alta entre las 1 y las 3 (entre las 3 y las 6 hora en Argentina).

En Calgary, las autoridades informaron a la población que la crecida de las aguas de los ríos Bow y Elbow, que atraviesan la ciudad, será peor que la vivida en 2005 y que provocó graves inundaciones en la capital petrolera de Canadá.

Muchos habitantes de la ciudad pasaron gran parte del jueves acumulando sacos de arena para contener el desborde de los ríos.

El Servicio Meteorológico de Canadá informó que el sistema de bajas presiones que está causando las lluvias se instaló en la zona meridional de la provincia y permanecerá en el área hasta hoy.

Las precipitaciones fueron de hasta 142 milímetros en 24 horas en algunos puntos y el Servicio Meteorológico prevé para hoy entre 50 y 100 milímetros.

Las inundaciones también obligaron a cerrar parte de la autopista Trans-Canadá, la columna vertebral del país que lo recorre de este a oeste.

Además, la fuerza de las aguas provocó la ruptura de un gasoducto que transporta gas natural con hidrógeno sulfido, un producto altamente tóxico, en las cercanías de Calgary.

La rotura forzó a evacuar un número sin determinar de personas pero a primeras horas de la madrugada, las autoridades dijeron que la situación estaba bajo control y que no detectaban niveles peligrosos de hidrógeno sulfido.

Al menos dos personas se encuentran desaparecidas en la localidad de Black Diamond, al sur de Calgary, después de que las aguas arrastraron el remolque en el que se encontraban.

Otras 150 personas fueron rescatadas de los techos en la localidad de High River, una de las más afectadas por el desborde del río y que en su mayor parte está sumergida bajo las aguas.