miércoles, febrero 27, 2013

CICLON RUSTY TOCO TIERRA EN LA COSTA OCCIDENTAL DE AUSTRALIA

El ciclón Rusty, de categoría 4, tocó tierra hoy en la costa occidental de Australia, con fuertes lluvias y vientos, aunque pierde fuerza mientras se adentra en el territorio de ese país.

CICLON RUSTY TOCO TIERRA EN LA COSTA OCCIDENTAL DE AUSTRALIA 27 de Febrero 2013
La Oficina de Meteorología de Australia (ABM) informó que el ciclón tocó tierra la tarde de este miércoles, después de las 15:00 GMT, con intensas lluvias y vientos de unos 165 kilómetros por hora (km/h), según un reporte de la agencia informativa australiana APP.

La tormenta entró por la pequeña comunidad costera de Pardoo con grandes aguaceros y fuertes rachas de viento, aunque todavía es muy pronto para conocer el número de damnificados o instalaciones destruidas, precisó Neil Bennet, responsable de la ABM.

Según el especialista, la tormenta entró a territorio firme con categoría 4 de una máxima de 5 en la escala australiana de ciclones, pero perdió fuerza al tocar tierra.

El ciclón Rusty golpeó la costa occidental australiana, más de 30 horas después de que las autoridades emitieron la alerta roja y llamaron a los residentes a desalojar la zona y resguardarse en lugares seguros, en regiones más dentro, por lo que no se prevé un gran número de víctimas.

La noche de este miércoles (tiempo de Australia), las comunidades entre Pardoo y Whim Creek, incluidas Port Hedland y South Hedland, permanecieron en alerta roja, por lo que cientos de personas deben permanecer en los refugios.

De acuerdo con el reporte de la agencia meteorológica, Rusty se debilitará gradualmente según avance hacia el interior, pero se esperan ráfagas de viento de más de 165 km/h cerca del ojo del ciclón durante la noche del miércoles, entre las costas de Grey y Wallal.

Las autoridades de protección social de Grey tienen previstas severas inundaciones en gran parte de la ciudad por los que adoptaron una serie de medidas preventivas para evitar contingencias mayores.

La ABM advirtió la posibilidad de graves daños materiales, debido a la intensidad del ciclón, su gran tamaño y su lento movimiento, que podría generar inundaciones por arriba de los límites máximos.