viernes, diciembre 07, 2012

TERREMOTO DE 7,3 GRADOS EN JAPON

Un fuerte terremoto de 7,3 grados en la escala de Richter sacudió hoy la costa noreste de Japón, obligando a las autoridades a lanzar una alerta de tsunami que poco después fue anulada.
El sismo sacudió edificios hasta en Tokio.

Las imágenes de NHK muestran el momento de mayor intensidad del fenómeno.

El terremoto tuvo una magnitud preliminar de 7,3, informó el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por su sigla en inglés). Esto fue revisado de una estimación inicial de 7,4.

No hay una "amenaza de tsunami importante y destructivo", pero los "sismos de esta potencia pueden generar tsunamis locales con capacidad destructiva en las costas", precisó el centro estadounidense con sede en Hawai.

El movimiento telúrico sacudió varias regiones de Japón, en particular las prefecturas afectadas por el mega terremoto de intensidad 9 registrado el 11 de marzo de 2011 y que originó un tsunami de proporciones catastróficas, causando la muerte de unas 20.000 personas y la destrucción parcial de la central nuclear de Fukushima.

Debido al temblor, cuyo epicentro se situó en el océano Pacífico a unos 240 kilómetros de las costas de Miyagi, el puerto de Ayukawa, en la ciudad de Ishinomaki, registró una crecida del agua de un metro de altura. En el puerto de Soma, en la provincia de Fukushima, y en el de Kuji, en la vecina Iwate, se detectaron a su vez subidas de entre 20 y 40 centímetros.
Epicentro terremoto de 7,3 grados en Japón, 07 de Diciembre 2012
Al terremoto lo siguieron sucesivas réplicas. La primera de ellas a la misma profundidad y similares coordenadas, de 6,2 grados Richter, 13 minutos más tarde.

Otras réplicas ocurridas son dos sismos de 5,5 y 5,3 grados Richter a solo 10 kilómetros de profundidad, y dos sismos de 4,7 a similares características que el primero.

La Agencia Meteorológica de Japón advirtió que posibles réplicas de hasta 6 grados Richter en los próximos días.

Las redes de transporte terrestre y aéreo de Japón recuperaron en su mayor parte la normalidad tras el sismo, que hizo que el aeropuerto tokiota de Narita cerrara durante algunos minutos sus pistas antes de retomar su actividad habitual.

Por su parte, la eléctrica Tepco indicó que los trabajadores que se encontraban en el interior de la maltrecha planta de Fukushima Daiichi y en la vecina Fukushima Daiini se refugiaron en lugares seguros tras activarse la alarma de tsunami, sin que se haya detectado ninguna anomalía en las instalaciones.