martes, diciembre 25, 2012

LA ANTARTIDA OCCIDENTAL SE DERRITE EL DOBLE DE LO PREVISTO

Investigadores de la Universidad de Ohio advierten con preocupación que la Antártica podría contribuir a un aumento del nivel del mar no contemplado, ya que la parte occidental de la capa de hielo está experimentando un calentamiento el doble de lo previsto.

DERRETIMIENTO DE LA ANTARTIDA DICIEMBRE 2012
En la estación científica Byrd, ubicada en el centro de la zona llamada Antártida Occidental Ice Sheet (WAIS), hay un aumento de 4,3 grados Fahrenheit, equivalentes a 2,4 grados Celsius, considerando la temperatura anual promedio desde 1958.

“Es tres veces más rápido que el aumento de la temperatura media de todo el mundo”, destaca la Universidad en su informe del 23 de diciembre.

Una investigación anterior había sugerido que se podría producir un aumento de temperatura, sin embargo, los resultados de ahora son el doble, confirma el profesor de geografía David Bromwich, de la Universidad Estatal de Ohio y del Centro de Investigación Polar Byrd.

Bromwich comenta que incluso por primera vez se observan calentamientos superiores en los meses de verano.

"Nuestro registro sugiere que el calentamiento continuo en verano, en la Antártida Occidental podría alterar el balance de masa superficial de la capa de hielo, por lo que la región podría hacer una contribución aún mayor a la subida del nivel del mar de lo que ya está", dijo.

Otro problema que advierten los científicos, es que el calentamiento puede contribuir al debilitamiento de la parte del hielo de la Antártica occidental que restringe el flujo del Océano.

“La Antártida Occidental está entre las regiones de más rápido calentamiento de la Tierra”, dijo a su vez el coautor del estudio, Andrew Monaghan, investigador del Centro Nacional de Investigación Atmosférica (NCAR).

Monaghan contó que ya pudieron observar la fusión y desintegración del hielo antártico en la Plataforma de hielo Larsen B, “donde los glaciares están descargando enormes secciones de hielo en el océano.

"Los riesgos serían mucho mayores si un evento similar ocurriera en una placa de hielo de restricción, en uno de los enormes glaciares WAIS", advirtió, mientras el equipo de investigación está trabajando para entender la causa del calentamiento.