viernes, julio 13, 2012

TORMENTA SOLAR: Nasa alerta disturbios en la ionosfera e interferencias en las comunicaciones el 14 y 15 de Julio

TORMENTA SOLAR ULTIMAS NOTICIAS:

NASA sigue emitiendo alertas de tormentas geomagnéticas para el día de mañana Sábado 14 y 15 de Julio 2012.


Dado que los índices de radiación UV serán extremadamente altos este fin de semana la recomendación es NO EXPONERSE AL SOL.

La actividad sísmica ha comenzado a encender el mapa de terremotos y sin dudas se va a incrementar en aquellas zonas que forman parte del cinturón de fuego del Pacífico.

La fuerte llamarada solar X1.4, registrada el jueves pasado, puede provocar una potente tormenta geomagnética en la Tierra el próximo sábado, 14 de julio, advierten los expertos del Laboratorio del Tiempo en el Espacio (Space Weather Lab) de la NASA.

Según los expertos de la NASA y del Servicio Federal de Meteorología de Rusia (Rosguidromet), provocará una tormenta geomagnética con disturbios en la ionosfera, interferencias en las comunicacioones y auroras polares”, dice el comunicado del Rosguidromet .

Al mismo tiempo, la tormenta geomagnética provocada por la reciente expulsión de plasma solar puede tener efectos adversos para las personas con enfermedades cardiovasculares y manifestarse en hipertensión y alteraciones del ritmo cardíaco.

Actualmente las probabilidades de nuevas llamaradas M, es de 80 % y de los más fuertes eventos X, es de 35%

La eyección ha provocado ya algunos problemas en el hemisferio occidental, donde se han producido moderados apagones de radio, pero los expertos consideran que las consecuencias no serán dramáticas.

Se espera que la mayor afectación se produzca el sábado, cuando la eyección de partículas provoque una inestabilidad geomagnética moderada.

Reportes de la Administración Nacional para la Aeronáutica y el Espacio (NASA), indican que la llamarada viaja a una velocidad de mil 367 kilómetros por segundo.

Hace solo unos días, una explosión solar, la quinta en lo que va de año, desestabilizó los sistemas de radio en el este de China y Japón, y además la superficie terrestre recibió un bombardeo de protones que desencadenó una tormenta de radiación solar menor.