jueves, julio 19, 2012

25 DE JULIO LLEGAN "LAS PERSEIDAS", UN MES DE ESTRELLAS FUGACES...

Las Perseidas serán visibles en casi todo el planeta, pero habrá mejor vista en el Pacífico. Se espera una caída de meteoros de entre 100 y 110 por hora a partir del 25 de julio 2012.

PERSEIDAS 2012
A partir del 25 de julio, se espera que una de las lluvias de meteoros más pintorescas y prolongadas se derrame sobre la Tierra. Eso, porque los astrónomos están esperando que Las Perseidas, más conocidas como las Lágrimas de San Lorenzo, sean más intensas y más duraderas que en otras ocasiones, calculándose casi un mes.

La lluvia de meteoros son residuos de polvo del cometa Swift-Tuttle, aproximadamente 60 meteoros por hora, pero para este 2012 los expertos vaticinan que el número se duplicará entre 100 y 110 meteoros por hora pero los mejores días para observarlas serán las noches del 12 y 13 de agosto, cuando en una hora alrededor de 150 estrellas fugaces caerán sobra la Tierra.

Los meteoros entrarán en la atmósfera de nuestro planeta a una velocidad de 59 km por segundo a una altitud de 130 km y se quemarán en pocos instantes dejando huellas luminosas en el firmamento nocturno.

Este pintoresco fenómeno cósmico se puede contemplar casi desde cualquier parte de nuestro planeta, pero los especialistas indican que el mejor punto de observación será en el norte del océano Pacífico.

El flujo de meteoros Perseidas es conocido desde hace dos mil años. Las referencias a este fenómeno se encuentran en fuentes históricas chinas y sumerias, fechadas hacia el 36 d.C.

El pasado 2011, la luna llena impidió su observación. Aunque no será perfecto, 2012 será un buen año para observar las Perseidas, pues sucederán cuando la luna esté en fase menguante. La noche anterior y la posterior también serán buenas. Si se quiere evitar la luna, es mejor observar en la primera parte de la noche, una vez que el cielo esté oscuro.

¿Por qué suceden?

Cada año por estas fechas nuestro planeta cruza la órbita del cometa Swift-Tuttle, que tiene un período de 130 años y que pasó cerca del Sol por última vez en 1992. Esta órbita está llena de partículas pequeñas (como granos de arena o menores de tamaño) que han sido liberadas por el cometa en sus pasos anteriores. Cuando una de estas partículas, que formaron en su día la cola del cometa, entra en la atmósfera terrestre, la fricción la calienta de tal manera que se vaporiza a gran altura (unos 100 km). Durante unos segundos, la partícula brilla como si fuera una estrella, y por eso este fenómeno recibe el nombre popular de estrella fugaz. No se trata por tanto de una estrella sino de una partícula de polvo incandescente.

¿Qué hacer para ver las Perseidas?

El lugar de observación puede ser cualquiera con tal de que proporcione un cielo oscuro. Es preferible observar desde un lugar que tenga pocos obstáculos para la vista (como edificios, árboles o montañas), y no utilizar instrumentos ópticos que nos limiten el campo de visión. Aunque las Perseidas parecen venir de la constelación de Perseo (de ahí su nombre), se pueden ver en cualquier parte del cielo. Lo más cómodo es tumbarse y esperar a que la vista se acostumbre a la oscuridad. En caso de presencia de la Luna, se recomienda mirar en dirección contraria, hacia la zona del cielo más oscura.