martes, enero 05, 2016

EL NIÑO PROVOCA LLUVIAS TORRENCIALES EN EL NORTE DE CALIFORNIA

Una fuerte tormenta estaba pronosticada para el norte de California, lo que provocó que funcionarios pusieran bajo vigilancia de inundación varias zonas rurales afectadas por los incendios del año pasado.

EL NIÑO PROVOCA LLUVIAS TORRENCIALES EN EL NORTE DE CALIFORNIA
Las tormentas causadas por el fenómeno ''El Niño'' sobre el Pacífico comenzaron a causar lluvias ligeras en California el lunes, pero se pronostica que una serie de sistemas más fuertes lleguen a partir del martes, informaron los meteorólogos.

El Servicio Nacional Climatológico puso bajo vigilancia de inundaciones a las comunidades del norte de California afectadas por los devastadores incendios del verano y otoño pasados.

Se espera que por lo menos dos tormentas caigan el miércoles y jueves, posiblemente causando hasta 7.6 centímetros de lluvia.

En los próximos 16 días podrían caer hasta 38 centímetros de lluvia en el norte de California, con aproximadamente medio metro de nieve pronosticada en las zonas más elevadas de la Sierra Nevada, dijo Johnny Powell, un meteorólogo del Centro Nacional Climatológico.

Hacia el sur, las persistentes condiciones húmedas podrían poner en riesgo de inundaciones a las comunidades del condado de Los Ángeles, además de derrame de lodo y escombros, sobre todo en las zonas afectadas por los incendios.

Se pronostica que ''El Niño'', un patrón de calentamiento en el océano Pacífico que afecta el clima a nivel mundial, afecte California y el resto del país en las próximas semanas y meses.

Las tormentas causadas por el fenómeno a principios de la década de los 1980 y finales de 1990 causaron el doble de lluvia de lo normal, indicó el climatólogo de Jet Propulsion Laboratory, Bill Patzert. El clima también provocó deslaves de lodo, inundación y fuerte oleaje.

En semanas recientes, un patrón climatológico en parte relacionado con ''El Niño'' invirtió el invierno a lo largo del país al causar cálidas temperaturas primaverales en el noreste, riesgo de tornados en el sur y tanta nieve a lo largo del oeste que incluso las pistas de patinaje se vieron saturadas.

Grandes partes del país disfrutan de temperaturas superiores a lo normal, sobre todo en el este del río Mississippi y a lo largo de las llanuras del norte.